martes, 29 de abril de 2008

Guión perteneciente a la 4ª Compañía del Batallón del Rey, utilizada por los carlistas en la 3ª Guerra (1872-1876)

Iñigo Pérez de Rada

El que esto suscribe hace algunos días que recibió una imperiosa llamada del Profesor D. Carlos Flores Pazos, eminente arquitecto amén de excelente historiador y respetado amigo, urgiéndome a concertar una entrevista en la que me iba a enseñar una bandera Carlista, que no sabía datar y que se la habían depositado unos conocidos suyos para encontrarle “acomodo” en algún lugar digno donde ser mantenida y estudiada.
Llegado el momento de nuestra cita, Flores Pazos procedió con suma parsimonia al desenrollado del vexilo ante mi atónita mirada. “¡Si se trata nada menos que de una de las Banderas que el Rey Don Carlos VII guardó y expuso en su palacio veneciano de Loredan, al pie de Gran Canal!” exclamé emocionado, recordando una de las láminas ejecutadas a instancia del monarca por el maestro italiano Luigi Gasparini y que llevo siempre grabadas en mi memoria, ya que en sus panoplias abarrotadas de tanta gloria se me representa toda la grandeza de un Ideal que tan heroicamente supieron defender los carlistas que nos han precedido, dándolo todo por los irrenunciables principios que caracterizan a nuestra Causa.


Palacio de Loredan (Venecia) residencia de Carlos VII

“¿Cuánto puede valer, para así ofrecérselo a los propietarios?” dijo acto seguido mi amigo. En seguida concertamos una cifra, más simbólica que otra cosa, puesto que no tiene precio una reliquia de semejante importancia histórica y sentimental.
Y sin más dilación aquí les presento la pieza, que ha dormido el sueño del olvido desde que el Palacio de Loredan cerrase sus puertas tras el fallecimiento de nuestro augusto Rey Don Carlos, y arrojada esa enseña por su viuda Doña Berta de Rohan, junto al resto del lote, a unos mercanchifles parisinos que lo adquirieron “a bajo precio” según D. Manuel de Santa Cruz, aunque los pormenores de esta lamentable y triste historia serán objeto de nuestro estudio en un futuro .




Si observamos atentamente la referida lámina de Gasparini, aparecida en “El Estandarte Real” en la década de 1880, hallaremos el Guión objeto de este somero artículo, -donde será tratado con mayor profundidad en el libro “Banderas Carlistas en Venecia”, en preparación a la espera de verse finalmente ultimado para enviarse a imprenta-, en el lado derecho del espectador, en azul y junto al grupo de otros tres guiones sujetos a una bomba que les sirve de sostén y que la revista carlista responsable de su publicación hace referencia en los siguientes términos a la hora de catalogar los objetos, mayormente banderas, que representa y que no es otra cosa que una de las paredes del “Cuarto de Banderas” del palacio veneciano de Don Carlos VII: “… banderines de las Compañías 1ª, 2ª, 4ª y 6ª del 1º de Navarra, sujetos con una bomba, modelo de las lanzadas sobre Bilbao…”



Lámina de L. Gasparini

El Guión está realizado en seda azul, hoy desvaída, terminando en dos farpas y constando de vaina en la que se halla su correspondiente asta de madera terminada en moharra dorada metálica tal y como fue expuesta en su día en Loredan. Su anverso ostenta bordado en hilo dorado y en líneas superpuestas su asignación castrense en el campo Carlista: “BAT. on DEL REY”, “1º DE NAV. a” y “4ª. COMPAÑÍA”. Mide 45 x 50cm.



Recibo

3 comentarios:

1936-1939 dijo...

Nunca un tesoro de esta categoría podrá estar mejor custodiado.

www.1936-1939.com

Anónimo dijo...

Gracias al señor don Íñigo Pérez de Rada el patrimonio cultural carlista no se ha perdido y nuestros nietos podrán disfrutarlo.

Anónimo dijo...

NECESITAMOS EN ESTA EPOCA MAS ESPAÑOLES COMO EL SEÑOR PEREZ DE RADA, POR SU VALENTÍA FRENTE A SEPARATISMO VASCO EN SU ACTUAR FRENTE AL INSULTO PUBLICO A NUESTRA BANDERA, Y A SU GENEROSIDAD POR CONSERVAR LA VERDADERA Y BONITA HISTORIA DE ESPAÑA